#00a89c
1
0
Servicios
55

Localización

Localización

Situada a caballo entre las comarcas de la Plana Alta y del Alt Maestrat, la población de Sarratella está ubicada a 781 metros sobre el nivel del mar. Es la puerta sudeste de entrada al histórico Maestrazgo desde las poblaciones de la franja litoral. Su acceso desde la costa y desde la Plana se puede hacer por la CV-154, que conecta la Torre de Endomenech y Albocácer. La construcción de la A-7 ha reducido mucho el tiempo de llegada desde las localidades de la Plana Alta y la Plana Baja.

El casco urbano está rodeado de varios cerros de los que destaca el Tossal de la Talaiola donde está ubicada la ermita de Sant Joan Nepomucé, mirador desde dónde se puede ver el mediterráneo, los pueblos de la costa, el Delta del Ebro, las Columbretes y Peñagolosa. El casco urbano conserva la trama medieval y los edificios conservan su arquitectura tradicional como la iglesia de San Miguel o el antiguo horno, ahora inactivo, y que se quiere recuperar como museo etnográfico. El visitante puede observar al andar por sus calles apretadas varias fachadas de piedra.

Ahora cuenta con 93 habitantes, los cuales se dedican principalmente a la agricultura de secano, como almendros, avellanos y olivos, y a la ganadería, sobre todo porcina.

La variada vegetación y fauna que habita el montañoso término de Sarratella dan a esta población un valor añadido. El paisaje abancalado se mezcla con los bosques de encinas, o las áreas dominadas por los pinos o el genebre. Otras plantas aromáticas como el romero y el timón, se dibujan sobre el perfil abrupto del término. En cuanto a la fauna, las perdices, jabalís, buitres y cabras hispánicas, son las más comunes.

Las montañas están rodeadas por barrancos como el del Quarto, el de la Saltadora, o el del Espigolà, dónde existen paredes para practicar la escalada. Los amantes del senderismo tienen la posibilidad de realizar pequeñas rutas que los traerán a la Font de la Figuera, a la Fuente del Caño, a la Fuente del Rotador, al Molino del Regall, o a la ermita de Sant Joan Nepomuce donde disfrutaran de los azagadores y de las numerosas casetas de piedra que hay en el término.

Las masias también forman parte del paisaje del término de esta localidad, aunque el cambio de vida en el medio rural ha hecho que de las 36 que existen, sólo en tres se viva habitualmente. Algunas han sido restauradas para turismo rural.